Roberto Gómez lo tiene claro, “KYOCERA es una familia”. Así se refiere uno de los ganadores de la pasada edición de Future K a su paso por nuestra compañía. Roberto destaca, además, cómo dentro de un entorno de trabajo marcado por la innovación también hay espacio para el ocio y el bienestar de los empleados.

“El pasado mes de junio tuve la gran oportunidad de comenzar mi carrera profesional en KYOCERA, y sí, ¡es tan guay como parece! Desde el primer día que entré en el departamento de Tecnología e Innovación me he sentido completamente integrado gracias a la gran acogida de mis compañeros. Mi trabajo aquí se ha enfocado a la ingeniería de procesos y de verdad, ¡es de lo más entretenido! Gracias a ello he podido tener una relación laboral con muchos compañeros de todas las áreas y, además, me ha permitido tener una visión muy completa de todo el trabajo que se realiza en KYOCERA.

Para mí, este tiempo en KYOCERA ha sido la guinda a todos mis años de formación. Día a día aprendo cosas nuevas que, de otro modo, no hubiese aprendido, e intento absorber el máximo conocimiento posible tanto de mis compañeros como de mis responsables. Pertenecer a una empresa líder en el sector tecnológico como KYOCERA y el magnífico entorno laboral que hay, sin duda, me motiva para dar cada día lo mejor de mí y hacer mi trabajo lo mejor posible.

En KYOCERA he aprendido que la profesionalidad y el bienestar pueden ir de la mano. Iniciativas como la KYObarbacoa, el concurso de tortillas, el torneo de pádel o el KYOCERA Running Club demuestran que también hay un hueco para el ocio dentro de la oficina.

Me siento afortunado de formar parte de la familia KYOCERA. Mi experiencia aquí ha sido mucho más increíble de lo que jamás hubiese pensado y todo esto fue gracias a Future K”.