Kyocera es un referente en el mundo de la impresión y la soluciones documentales, una marca conocida por los españoles, sobre todo por sus patrocinios en el mundo del deporte, pero, ¿sabemos exactamente de dónde viene su nombre? Seguro que pocos conocen la respuesta.

Pues ahí va.

Kyocera fue fundada hace más de medio siglo, allá por el año 1959. Su sede se estableció en la ciudad japonesa de Kyoto y estaba centrada en la manufacturación de dispositivos cerámicos.

Por ese motivo inicialmente fue bautizada como Kyoto Ceramic Co. LTD, aunque tiempo después Kazuo Inamori decidió apostar por Kyocera, un nombre que aunaba los dos términos de una forma más concisa.

Inamori fundó la compañía con tan sólo 27 años y, desde entonces, ha crecido de forma exponencial hasta contar con más de 71.000 empleados en más de 144 países diferentes.

De igual forma, el negocio de Kyocera se encuentra muy diversificado. Si bien es cierto que es una de las empresas más importantes dentro del sector de la impresión y la gestión documental, más allá de nuestras fronteras también apuesta por otras líneas de negocio: teléfonos móviles, cuchillos de cerámica, componentes para la industria del automóvil, como frenos de disco, pantallas LCD para paneles de control o paneles solares en el techo del coche, como en el Toyota Prius, etc…