Según IDC en el año 2020 alcanzaremos a nivel global los 50 billones de GB de datos almacenados. La cantidad de datos, documentos, información, en definitiva, que deberemos empresas y usuarios no solo almacenar sino, sobre todo, gestionar, no deja de crecer y representa un  auténtico desafío tecnológico al que muchos han encontrado respuesta: el big data.

En foros, blogs, noticias… Estamos constantemente oyendo hablar de Big Data, de cómo almacenar y gestionar correctamente cantidades ingentes de datos para así extraer de ellas conclusiones relevantes que permitan y mejoren nuestro desarrollo empresarial.

Tenemos constancia de que el Big Data posibilita a las compañías una correcta toma de decisiones gracias a ese exhaustivo análisis, aumentando la probabilidad de éxito. Aunque no podemos definir Big Data solo como el análisis de los datos en internet, ya que su significado abarca una extensión mucho mayor. Por ejemplo, los archivos físicos acumulados por una empresa durante toda su vida son un activo muy a tener en cuenta a la hora de analizar de cara a futuros proyectos: son también parte del Big Data.

Esto nos lleva hasta las soluciones documentales; y es que es inconcebible embarcarse en un proceso Big Data sin haber apostado previamente por unas soluciones documentales a la altura, que nos permitan gestionar de manera eficiente, ágil y rápida toda la información que poseemos, sea esta de la índole que sea.

Herramientas como MyDOCument, capaz de buscar rápidamente los documentos, de archivar documentos digitales y en papel o de procesar automáticamente los documentos recibidos son una de las piezas clave sobre la que sustentar el Big Data, una tecnología de unas dimensiones gigantescas que no se entiende sin el correcto funcionamiento antes de estos procesos, en teoría sencillos, pero que pueden dar al traste con cualquier negocio si no son tenidos cuenta.

Las organizaciones cada vez generan más datos, más documentos… Garantizar la correcta gestión de los mismos no solo implica mayor productividad y un mejor dinamismo en los procesos, también un importantísimo ahorro económico. El único sendero que conduce al Big Data pasa irremediablemente por las soluciones documentales.

Y tecnologías como el Big Data son también el sendero hacia los espacios de trabajo inteligentes, los Smarter Workspaces, habilitadores del cambio en el nuevo panorama empresarial; un nuevo entorno en el que poniendo las últimas tecnologías al servicio de las personas generaremos más valor y un mayor liderazgo frente a la competencia.

3/4 Sleeve Bridesmaid Dresses